Primera Jornada (III) y por fin a dormir…

• 17 Dic 2007
Cuando las sombras se alargaban hacia oriente nos encaminamos al mercado, el maldito mercado.

El año pasado, ingenuo de mí, olvidé que la ley de la oferta y la demanda se impone implacable ante cualquier tradición y tras dos largas horas de regateo con un cambista del mercado (se me ocurren varios adjetivos para denominarle, pero este texto es apto para todos los públicos y me autocensuro) al que logré rebajar unos míseros céntimos, pude comprobar que al perro flaco todo se le vuelven pulgas. Allí, en donde los alimentos frescos y los utensilios de primera necesidad llegan a cuentagotas, nuestro poderoso euro es devaluado ignominiosamente por unos personajes oscuros que se aprovechan de forma miserable de la penuria de un pueblo que espera paciente, a veces ante la mirada impasible de sus gobernantes, a que la comunidad internacional les devuelva lo que es suyo. Es triste tenerte que tragar tu orgullo y rendirte sin condiciones al lo dejas o tomas. Una pena, pero estas cosas y otras de la misma calaña, están rebosando el vaso de la paciencia y cada vez hay más voces, sobre todo de entre la gente joven que ha estudiado en Cuba, que tímidamente comienzan a alzarse ante tanta injusticia. A buen seguro que con el tiempo esto pondrá en un brete al Polisario, que no tendrá fuerza moral de pedir más años de sacrificio a su pueblo y será una vergüenza para la Comunidad Internacional y para el gobierno de España, si este conflicto no tiene una solución rápida y pacífica

Siempre hay algún coche que se para y te lleva

Dos horas para compar una escoba y una cocina de gas.

Este camello no lo compramos.

y Morfeo nos acogió en sus brazos y nosotros no opusimos resistencia alguna.

One Response

  1. Anonymous

    Chachoooo, ya sabes que de vez en cuando transito por este virtual lugar que bien retrata y describe parte de la difícil vida, que transcurre lenta, en tierra de nadie (y de nada). Abrazo. MP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *