Toda la belleza de un vaso de agua

• 17 Nov 2016

 

metamorphosis_ngg_s0893200

Lo cotidiano, lo más nimio puede convertirse sorprendentemente en hermoso si se mira con otros ojos. La belleza está oculta en la transparencia del agua, del vidrio y de la luz. Los tres elementos se confabulan con las leyes de la física para despertar nuestro asombro.

metamorphosis_ngg_s0943205

 

metamorphosis_ngg_s0913202

 

metamorphosis_ngg_dscf3190

Eloy Sánchez Rosillo es desde hace tiempo uno de mis poetas de cabecera. Me gustó haber sentido algo parecido a lo que cuenta en este poema con el que abre su libro Quién lo diría.

Un vaso de agua

Qué suceso increíble:
llené un vaso de agua y lo alcé hasta mi boca.
Era ya media tarde. Me había detenido
cerca de una ventana, aquí, en mi casa,
en este día tan claro de febrero.
Llegó el vaso a mis labios
y en ese mismo instante lo atravesó de pronto
un haz muy apretado y muy intenso
de luz del sol poniente.
Cuántos asombros. Todo rompió a arder
con lumbre limpia y mágica:
el agua y el cristal, el cuarto entero,
mis ojos y mis manos y mi vida.
Sin dar ni un solo paso estuve en todas partes.
No sé cómo decir lo que ocurrió,
cómo expresar que sucedieron siglos
de redención y bienaventuranza.
Oro licuado y tembloroso el mundo,
astilla viva yo de un súbito diamante.

De Quién lo diría.

 

 

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *